La constancia como compañera de viaje

Por Eduardo Alighieri

Los sueños tienen un tiempo de maduración por lo que la paciencia es requerida, así como el trabajo constante y orientado hacia el objetivo que deseamos alcanzar.

Nada puede lograrse sin la creación de hábitos que nos permitan desarrollar nuestras habilidades para vencer los obstáculos que se presentan en el camino.

Concentrar nuestros recursos, esfuerzos y tiempo es primordial, pues nos facilitan la toma de decisiones.

Aunque siembres, es la constancia bien dirigida la que produce frutos.

Imagen del encabezado © Jan Vašek / Pixabay