¿Lista/o para tomar la iniciativa y suscribirse a nuestra newsletter?

La importancia de concentrar tus esfuerzos para alcanzar tus sueños

«Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio» Ana Pavlova. Bailarina Rusa

Las metas, sueños y objetivos que todas las personas tenemos nos motivan para realizar acciones encaminadas a alcanzarlos.

Cada una con herramientas, talentos, conocimientos y experiencias que los impulsan y les facilitan alcanzarlos, pero con problemas, obstáculos, miedos, paradigmas y desafíos que los intentan detener.

Debemos hacer un alto y reflexionar si tenemos el hábito de dejar todo a medias o cambiamos de metas / sueños / objetivos a menudo, porque algo esta fallando.

En algunos de los factores que afectan el desempeño no podemos influir, pero en los que sí, no podemos dejar al destino o al azar lo que podemos hacer.

Concentrar nuestra energía, tiempo y esfuerzos en aquello que nos va a llevar a lograr lo que deseamos es primordial para tener éxito.

Si olvidamos esto, el afán de obtener resultados rápidamente puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas que en el mediano y largo plazo nos alejan de la meta.

El camino para convertir en realidad aquello que soñamos es diferente para todos, pero tiene algo en común, la constancia, el compromiso, la responsabilidad, la humildad, el orden y la disciplina.

Puedes lograr todo lo que deseas, naciste para ser feliz.

Con Cariño,

Eduardo Alighieri

P.D. Sígueme en YouTube,Facebook,Instagram y Twitter para continuar el camino juntos.

Recibe gratis un ejemplar del libro «Florece en la adversidad»

Únete a nuestra comunidad +330.000

Artículos Recientes

Cómo ser feliz

Cómo ser feliz

La búsqueda de la felicidad ha sido por años una de las motivaciones más importantes en la vida de las personas.

Carpe diem

Carpe diem

«Aprovecha el día, no confíes en el mañana»

EDUARDO ALIGHIERI INTERNATIONAL

Miami – Madrid – Bogotá

EDUARDO ALIGHIERI INTERNATIONAL

Miami – Madrid – Bogotá