septiembre 2018

El cambio climático, aquí y ahora

2018-10-18T21:18:52+00:00septiembre 26th, 2018|

La adaptación como respuesta al cambio es práctica y permite continuar evolucionando a pesar de las dificultades, aunque esa adaptación pueda empeorar el desastre.

Las tormentas, sequías e incendios forestales se han intensificado y el nivel del mar está subiendo, todo esto según los científicos familiarizados con el tema como resultado (en parte) al aumento de las temperaturas mundiales provocado por el ser humano.

Estos cambios han obligado a personas, empresas y gobiernos a tomar medidas defensivas, como la creación de diseños de un muro levadizo que proteja de las tormentas al bajo Manhattan en Nueva York, el cambio de cultivos en Blangadés debido a la elevación del agua del mar, entre otras no menos alarmantes y costosas.

Las Naciones Unidas calculan que para 2050 el costo de adaptación rondaría los 500.000 millones de dólares al año, suma que pagarán los ciudadanos, empresas y gobiernos, aunque no se sabe a ciencia cierta si esa adaptación pueda proteger a la gente y la infraestructura.

Aprender a vivir con estos eventos es prioritario, pero lo es más continuar con el proceso de concientización sobre el cuidado del medio ambiente, siempre se ha visto el cambio climático como algo con consecuencias a futuro, incluso algunos gobiernos niegan que exista, pero el cambio climático ha llegado para quedarse, y es imposible tapar los efectos que esta ocasionando en la vida de las personas alrededor del mundo.

Todos debemos contribuir para que las actividades y consumo que realizamos generen una menor contaminación, recuerda, es mejor prevenir que lamentar, pero al parecer sólo cuando el cambio climático toque el bolsillo de las personas será realmente tomado en cuenta.

Puedes seguir a Eduardo Alighieri en FacebookTwitterInstagramLinkedIn, o suscríbete gratis aquí a la Newsletter para que recibas en tu email las próximas publicaciones.

Querida luna

2018-10-18T21:09:17+00:00septiembre 20th, 2018|

El 17 de septiembre de 2018 en conferencia de prensa que se llevó a cabo en la fábrica de Space X (Hawthorne, California, USA), Yusaku Maezawa (fundador de la compañía japonesa de venta de ropa en línea ZOZO) anunció su intención de ser el primer viajero civil a la luna, aunque no viajaría sólo, lo haría acompañado por entre cinco y ocho artistas. (Un proyecto que él llamó Dear Moon – Querida Luna)

El viaje alrededor de la luna de cuatro a cinco días en el vehículo BFR desarrollado por la compañía Space X será posible en 2023 aproximadamente, un vehículo que se espera haga viajes regulares desde y hacia Marte en el futuro cercano, como parte de la visión del fundador de la compañía de esparcir a la humanidad a lo largo del sistema solar.

Desde el comienzo de la historia de la humanidad la luna ha sido musa de poesía y guía en las noches más oscuras, el comienzo de los viajes turísticos hacia ella me genera una gran emoción e intriga sobre si finalmente un civil o varios (antes ya lo han realizado veinticuatro personas – astronautas) podrán hacerlo sin inconvenientes.

Sin embargo, también me hace reflexionar sobre si los viajes interplanetarios que cada vez parecen estar más cerca de ser posibles pueden llevar a la humanidad a desechar de cierta manera a la tierra.

Para nadie es un secreto que nuestro planeta ha cambiado, el cambio climático lejos de ser un mito es una realidad, y sus consecuencias más feroces aún están por verse, la contaminación intensiva que realizamos de la tierra, el aire y el agua, el crecimiento desmedido de la población mundial (más de siete mil seiscientos millones de personas) y la falta de conciencia ambiental puede llevar a convertir a nuestro planeta en un par de décadas o siglos en un lugar inhabitable.

Todo tiene un punto de no retorno, espero que la humanidad tome conciencia antes de llegar a él, y sobre todo que la posibilidad de vivir en otros planetas no acelere la destrucción de la tierra.

Puedes seguir a Eduardo Alighieri en FacebookTwitterInstagramLinkedIn, o suscribirte aquí a la Newsletter.