septiembre 2018

El cambio climático, aquí y ahora

2018-10-18T21:18:52+00:00septiembre 26th, 2018|

La adaptación como respuesta al cambio es práctica y permite continuar evolucionando a pesar de las dificultades, aunque esa adaptación pueda empeorar el desastre.

Las tormentas, sequías e incendios forestales se han intensificado y el nivel del mar está subiendo, todo esto según los científicos familiarizados con el tema como resultado (en parte) al aumento de las temperaturas mundiales provocado por el ser humano.

Estos cambios han obligado a personas, empresas y gobiernos a tomar medidas defensivas, como la creación de diseños de un muro levadizo que proteja de las tormentas al bajo Manhattan en Nueva York, el cambio de cultivos en Blangadés debido a la elevación del agua del mar, entre otras no menos alarmantes y costosas.

Las Naciones Unidas calculan que para 2050 el costo de adaptación rondaría los 500.000 millones de dólares al año, suma que pagarán los ciudadanos, empresas y gobiernos, aunque no se sabe a ciencia cierta si esa adaptación pueda proteger a la gente y la infraestructura.

Aprender a vivir con estos eventos es prioritario, pero lo es más continuar con el proceso de concientización sobre el cuidado del medio ambiente, siempre se ha visto el cambio climático como algo con consecuencias a futuro, incluso algunos gobiernos niegan que exista, pero el cambio climático ha llegado para quedarse, y es imposible tapar los efectos que esta ocasionando en la vida de las personas alrededor del mundo.

Todos debemos contribuir para que las actividades y consumo que realizamos generen una menor contaminación, recuerda, es mejor prevenir que lamentar, pero al parecer sólo cuando el cambio climático toque el bolsillo de las personas será realmente tomado en cuenta.

Puedes seguir a Eduardo Alighieri en FacebookTwitterInstagramLinkedIn, o suscríbete gratis aquí a la Newsletter para que recibas en tu email las próximas publicaciones.

El ejemplo de la madre y el padre

2018-10-18T21:14:05+00:00septiembre 23rd, 2018|

Dos lecturas han llamado mi atención esta semana, una es la entrevista al psicólogo y profesor del departamento de psicología de la Universidad de New York Adam Alter en Aprendamos Juntos (BBVA) que se encuentra disponible en vídeo en su canal de YouTube y transcrita en la sección de esta iniciativa en el portal del diario El País de España, y otra  es la noticia en The New York Times “Hecho en Italia” sobre la explotación laboral de las marcas de lujo.

Parecen muy distantes las dos, pero en el fondo están relacionadas, sé que todos o la mayoría tenemos claro que los niños consideran interesante aquello a lo que sus padres prestan atención, independientemente de que eso compita con el tiempo que ellos les dedican.

Lo que nos lleva a la palabra crucial “Ejemplo”.

Es la publicidad, el marketing, todo lo relacionado con la motivación de compra y el ejemplo recibido de los padres (la información que nos dejan con sus gustos, preferencias y decisiones) lo que en mayor medida nos impulsa a consumir “x o y” productos.

Consumir productos de lujo o bajo costo está bien, porque finalmente quienes los consumen satisfacen sus gustos y preferencias, pero entre medias existe algo a tener en cuenta, y es, si ese producto cumple con algunas reglas o estándares que para cada uno son correctos e inamovibles.

¿Qué quiere decir esto?

Nuestros principios, valores e ideales deben estar presentes en nuestras decisiones, si las personas que manufacturan los productos que consumo son remuneradas justamente es una prenda que tiene valor, por el contrario, si es una empresa que paga mal a sus empleados y los explota, el producto carece de valor para ser consumido.

Algo que olvidamos frecuentemente en el proceso de compra es que con nuestras decisiones y ejemplo, apoyamos desigualdades e injusticias, pero que también a través de ellas podemos generar cambios visibles e importantes.

Una producción amigable con el medio ambiente y con los seres que en él habitan es primordial para que el consumo que hacemos de productos y servicios sea responsable y genere beneficios para todos.

Motivo por el cual la toma de conciencia de los padres y que esa toma de conciencia sea compartida a los hijos a través del ejemplo (algo que debe ser premeditado y no dejado al azar)  es fundamental.

La mejor herramienta para combatir las desigualdades e injusticias es la conciencia, porque gracias a ella tomamos mejores decisiones, dejamos el egoísmo y entendemos que hacemos parte de un todo, y que nuestras decisiones afectan o benefician a los demás.

Puedes seguir a Eduardo Alighieri en FacebookTwitterInstagramLinkedIn, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Dormir en tiempos de crisis

2018-10-18T20:43:19+00:00septiembre 7th, 2018|

Tal vez no haya algo más complicado en tiempos de crisis que conservar hábitos saludables, entre ellos dormir bien.

Pues en esos momentos padecemos diferentes cambios de humor, y los recuerdos de las situaciones en las que hemos tomado malas decisiones rondan nuestra mente sin descanso.

La vida transcurre entre laberintos que en ocasiones no nos llevan a ninguna parte, y en los cuales podemos vivir una gran parte de nuestra vida.

Es en épocas de conflictos internos en donde realizamos cambios significativos, cambios que conocíamos de antemano debíamos realizar pero que habíamos pospuesto.

La crisis nos lleva a salir del laberinto porque nos obliga a cambiar para superarla, a crecer y a madurar, aunque volveremos a entrar en otro.

Sí no puedes dormir bien en general es porque no estás conforme con lo que haces cuando estás despierto, y soñar en tiempos de crisis es revivir el pasado y despertar fantasmas que vuelven cuando estamos débiles para hacernos daño.

Puedes seguir a Eduardo Alighieri en FacebookTwitterInstagramLinkedIn, o suscribirte aquí a la Newsletter.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]